C/ Calle Bonaire 6A, Entresuelo, 07012 Palma +34 667 720 201 ecomallorca@ecomallorca.net

Los seis principios del método Gaspar Caballero para agricultura ecológica

Posted By Javier Tejera / 30 abril, 2012 / Agricultura Ecológica / 1 Comment

Parades Gaspar CaballeroSi hablamos de agricultura ecológica, probablemente podamos afirmar que Mallorca cuenta con un hijo predilecto que, dentro del sector, es toda una eminencia. Gaspar Caballero de Segovia nació en el municipio de Petra en 1946 y fue músico antes que agricultor. Más bien el hábito hizo al monje y la necesidad de alimentarse sano y de obtener productos lo más naturales posible, hizo que en los 80 fuese perfeccionando un método agrícola en la finca sa Feixeta en Costitx (Mallorca) que, con el tiempo, ha ganado fama, ha tomado su nombre y se ha convertido en una de las biblias para cualquier agricultor ecológico que se precie. En realidad, Gaspar Caballero no ha descubierto nada nuevo, hecho que influyó en que en un primer momento no se le hiciese el caso que merecía. Las pruebas de ensayo y error que aplicó siguieron una lógica aplastante que dio como resultado una herramienta válida en términos de educación ambiental y en otros aspectos como la salud, la nutrición, la alimentación y el respeto por la naturaleza, con un gran valor pedagógico como demuestra el hecho de que son numerosos los centros educativos que lo aplican en clases de ciencias naturales o talleres de horticultura.

El método Gaspar Caballero es sencillo, utiliza muy poco espacio y muy poco consumo de agua, siendo totalmente ecológico. Se está utilizando cada vez más en huertos familiares, escolares, urbanos, sociales o de autoconsumo, pero también es perfectamente aplicable en una finca agraria con espacio mayor. Aplica tres principios básicos: sencillez, mínimo esfuerzo y máximo rendimiento. Según el propio Gaspar Caballero, más que agricultura ecológica su método es propio de una agricultura lógica, en donde todo está conectado y todo es el fruto o la razón de ser de todo. A la hora de diseñar y desarrollar el huerto, hay que tener en cuenta seis aspectos básicos y fundamentales:

1) Las Parades en Crestall

Una parada es un rectángulo de metro y medio de ancho y con una longitud múltiplo de 3 (un huerto familiar puede ser suficiente con 3 metros y a partir de ahí seis, nueve o lo que se necesite o disponga). Dentro de cada parada habrá dos franjas laterales de 60 cm y una central de 30, en donde se plantan hierbas aromáticas. El crestall es una cobertura o manto de compost que se coloca sobre la tierra sin mezclar.

2) La tierra de las Parades en Crestall no se pisa

El objetivo es no alterar el medio donde habitan los organismos y microorganismos del suelo. Para ello y teniendo en cuenta que tendremos que diseñar cuatro paradas para hacer la rotación, lo ideal es dejar pasillos de un metro de ancho por medio, preferiblemente con paja para que cuando llueva no se embarren. Para movernos dentro de la parada, se colocan bovedillas de cerámica en el pasillo central cada 60 cm, que se situarán en medio de las plantas medicinales y que nos permitirán pisar dentro sin tocar la tierra.

3) El compost

Los Fems de Bassa, el compost autóctono de Mallorca, es el mejor regalo que le podemos dar a la tierra. Para ello, en el espacio donde estén las gallinas, hay que esparcir paja periódicamente (cuanta más mejor), hierbas, restos de hortalizas, restos orgánicos de la cocina y restos de estiércol. Las gallinas trabajarán por nosotros picando y escarbando incansablemente hasta que la paja, los restos orgánicos y los excrementos de las gallinas se fundan y se hayan desecho, momento en el obtendremos un compost inmejorable para darle a la tierra.

parades Gaspar Caballero

4) La siembra

Lo más densa posible, en triángulo y no en línea para aprovechar mejor el espacio, que la planta coja el hueco mínimo necesario para vivir y lograr que, al entremezclarse todo, se cree un microclima que mantenga mejor la humedad y que necesite menos el riego.

5) Riego

El hecho de sembrar de esta forma y que se mantenga mejor la humedad facilita y disminuye la necesidad de regar. Al no pisar la tierra y estar cubierta con el manto de compost, se crean las condiciones perfectas para que las lombrices hagan su trabajo en forma de galerías que oxigenan las raíces y excrementos que enriquecen la tierra, amén de todo tipo de microorganismos que harán que las plantas crezcan robustas y fuertes ante las plagas.

6) Ciclo de rotación de cuatro años

Los cultivos se sucederán en un mismo espacio con el paso los años hasta completar un ciclo de cuatro. Evitando plantar las mismas familias botánicas en el mismo sitio año a año evitaremos que las enfermedades y posibles pagas se hagan fuertes. Cambiando las plantas, sus necesidades nutritivas y los sistemas reticulares, se prevén enfermedades y se favorecen las condiciones para la tierra y los cultivos sucesivos. Para las familias botánicas hay que tener en cuenta que las solanáceas (tomates, pimientos, berenjenas, etc.) van siempre solas ocupando toda la parada. Las umbelíferas (zanahorias, apio, apio-rábano, etc.) pueden cultivarse con liliáceas (cebollas, puerros, ajos). Las leguminosas (guisantes, habas, etc.) con las crucíferas (coles, rábanos, nabos, etc.) y las compuestas (lechugas, endivias, etc.) con las quenopodiáceas (remolacha, espinacas, acelgas, etc.) y las cucurbitáceas (pepinos, calabacines, etc.).

Comentarios

Comentar respuesta de Huerto GiraSol Cancelar

Su email nunca será publicado Campos obligatorios *