C/ Calle Bonaire 6A, Entresuelo, 07012 Palma +34 667 720 201 ecomallorca@ecomallorca.net

Eres negre, Banyalbufar en su máximo apogeo

Posted By Marita Acosta / 30 julio, 2012 / Turismo sostenible / 4 Comments

 

“Tiene que venir alguien de fuera para montar este show y ponernos las pilas”,  fue la frase recurrente que alcanzó mis oídos en más de una ocasión a lo largo de la jornada.

El pasado fin de semana me propusieron pegar un salto a Banyalbufar para un “no sé qué de vinos y tapas”. Sin saber muy bien en que plaza iba a torear, decidí vestirme el traje de luces (senalla en ristre) e invertir un sábado veraniego sin olores a crema, gente invadiendo mi espacio vital con sus toallas o niños correteando junto a mi cabeza.

A posteriori, puedo afirmar que no erré en mi elección al decidir pasar el día participando en Eres Negre. ¡Pero veamos que se esconde bajo ese sugerente nombre!.

Eres Negre es una iniciativa pionera, una 1ª Jornada Gastromusical celebrada el pasado 21 de julio, de 11h a 19h y que combinó de manera explosiva tapas, vino de  Malvasía, tomate de ramallet y música, mucha música.

Pegasón y el pajarito enmascarado

Bien pasado el mediodía llegamos a Banyalbufar, aparcamos el coche y nos dirigimos andando, curiosos, a la calle Mayor. En seguida tropezamos con un tumulto en el exterior del Café Bellavista, todo un clásico en esa población. Vimos que servían una tapa, acompañada de vino blanco. ¿Tenía una pinta especialmente estupenda o era el hambre que me nublaba el raciocinio?. “ Son dos euros”, nos dijo la chica, muy amable. A lo que añadió con tono complaciente, “¿Queréis el sello?”.

¿Qué sello? Así supimos que cada uno de los restaurantes participantes en la Jornada había preparado una tapa especial para la ocasión y que no lo hacían por amor al arte, si no que, además de embolsarse los 2 euros por servir el tándem tapa-vino, competían entre ellas porque la suya fuera la elegida como más complaciente para las papilas gustativas de la mayoría y, por tanto, la más votada.

Siguiente parada: el punto de información de la jornada. Allí nos entregarían nuestros boletos de participación, perfectamente diseñados para ser receptores de los cuños de cada establecimiento, así como de nuestras votaciones. ¿Y quién diría no a la posibilidad de poder pasar un idílico fin de semana en el hotel Sa Baronia by the face? ¡Pues nadie! Y eso es lo que te jugabas, sorteo mediante, a cambio de completar la papeleta de la verdad, llenar tu estómago y dejarte 16 euritos en el intento.

Misión cumplida (tarjetón del sorteo con los 8 sellos)

¡Las 3 de la tarde! Nos quedaba poco tiempo y muchos sitios por descubrir. El plan prometía. El espíritu competitivo, las ganas de comer y el reto de conseguir los cuños de los 8 establecimientos para así poder echar la suerte en el sorteo se habían adueñado de nosotros. El callejeo de bar en bar fue un requisito más que placentero: el Sol brillaba y Banyalbufar estaba más viva que nunca. Gente joven mayoritariamente, tanto residentes como extranjeros con caras felices, se concentraba por doquier, ambientando sin agobiar, en su justa medida.

Sin prisa pero sin pausa arrancamos nuestra ruta, ¡no había tiempo que perder!: el restaurante Pizza Basta Basta (pizza de mozarela y sello a cambio), con su patio exterior de lo más fotogénico (vi de reojo unos interesantes precios en su carta);  Pegasón y el Pajarito Enmascarado, algo así como un viaje onírico para los sentidos (con su deliciosa tapa de raya); Cas Batle Negre, para mí el local más entrañable (aquí no comí porque llevaba queso pero me chivaron que exquisita); el hotel Mar i Vent, donde degustamos bacalao sobre un lecho de tomate de ramallet (¡otro sello!);  restaurante Son Tomás, un 10 a su servicio (¡y menudo gazpacho!)…y así hasta agotar los 8 sellos, 8 tapas…¡y 8 vinos!. Todo ello regado con caldos de Malvasía, que servidora desconocía en su ignorancia que es variedad endémica de la Serra de Tramuntana. El apoyo a bodegas locales es otro de los méritos que debería lucir en el pecho de Eres Negre, al haber participado Son Vives, la Cooperativa Malvasía de Banyalbufar o el celler Ca’n Pico.

Exquisita tapa de raya y vino de Malvasía

Eran las 6. Era la hora de la música. El entorno prometía (el patio de Sa Baronia) y la propuesta, desconocida para mí, parecía interesante. Entramos y lo primero que me cautivó fue el escenario, rodeado de gente sentada en el suelo y, en primera fila, cestas varias repletas de uno de los protagonistas del día: los tomates de ramallet. De fondo, los mallorquines Tiu ambientando con su especialidad musicogastronómica teñida de catalán. Tras un rato empapándonos del momento, nos pudo más el calor. Decidimos pegar un salto a la cala, darnos un chapuzón y sacudirnos los grados de la cabeza. Antes vimos como por ahí correteaba el alma mater de la jornada, Alberto Fernández, del que me cuentan toda clase de leyendas, de las cuales sólo he podido contrastar que es de Madrid, reside en Banyalbufar y es estudiante de cocina.

Tiu y su música gastronómica

No pudimos completar el día, otros compromisos nos seguían los pasos. A nuestra marcha, el escenario en la plaza del Ayuntamiento estaba montado, vacío, esperando ser llenado por figuras como Glen Anthony Henry, El Niño Alcalino, La Fabrika del Funk y Jesus Bombín. Hubiera pagado los 10 euros pero tenía que estar irremediablemente en otro lugar.

Y así zanjamos Eres Negre. Cierro capítulo sin desvelar quién fue, es y será mi establecimiento ganador, por eso de mantener la objetividad. Sí puedo decir que ahora soy algo más profeta en mi tierra. He descubierto muchos rincones nuevos de ese pueblo de anuncio, del cual me alejé cargada de tarjetas de visita de lugares a los que retornar. Y puedo concluir que el orden de los factores expuestos a largo de esta crónica no altera el producto, de alta gama.

Si desaparezco el año que viene por estas fechas, os sugiero que me busquéis en Banyalbufar, entre ricos tomates y alegre Malvasía.

Comentarios

4 Comentarios

  • Sheila
    31 julio, 2012 at 8:06

    Qué ganas de ir a Mallorca!!

  • 31 agosto, 2012 at 13:27

    Mira por donde, buscando información de Banyalbufar para pasar el finde he encontrado este estupendo relato de mi amiga Marita!!!! Muy bueno…. efectivamente todo un profeta en su tierra!!!!

    • 31 agosto, 2012 at 19:37

      ¡Muchísimas gracias preciosa! ¡Qué ilusión más grande! ¡Gracias por comentar y me alegro de que te tropezarás con mi crónica!

      Beso

Comentar respuesta de Marita Acosta Cancelar

Su email nunca será publicado Campos obligatorios *