C/ Calle Bonaire 6A, Entresuelo, 07012 Palma +34 667 720 201 ecomallorca@ecomallorca.net

¿Pasa el futuro de la vivienda en Mallorca por la bioconstrucción?

Posted By Javier Tejera / 30 enero, 2012 / Bioconstrucción / 6 Comments

Bioconstrucción en MallorcaLos productos ecológicos o sostenibles no son sólo más saludables en lo que a la alimentación se refiere, también en otros ámbitos. La utilización de materiales y sistemas ecológicos para bioconstrucción pueden aportar un beneficio claro a la sociedad y también al medio ambiente, ya que son más respetuosos con el entorno y claramente más económicos que los convencionales. ¿Para qué complicarte la vida con una hipoteca si construirte una casa ecológica tú mismo es mucho más fácil de lo que parece?

A través de la construcción de casas bioclimáticas, las personas pueden obtener un producto de calidad con precios competitivos directamente de fábrica, eliminando la mayoría de intermediarios. En torno al respeto y cuidado del medio ambiente, se puede hacer hincapié en las ventajas de procedimientos y sistemas impermeabilizantes y aislantes ecológicos transpirables en la bioconstrucción. El objetivo con la implantación de estos sistemas radica en la mejora del entorno y la calidad de vida, poniendo los cimientos en definitiva de una casa más saludable.

Por ejemplo, una de las alternativas a la hora de valorar el futuro de la construcción pasa por volver al pasado, a las técnicas ancestrales que usaron nuestros abuelos. Artifex balear es, en este sentido, una asociación dedicada a la recuperación de las antiguas técnicas constructivas. Organizan curso de construcción bioclimática en Mallorca en los que se incide en diferentes técnicas: piedra (pared seca, pared de barro y pared de barro y cal); tapial (paredes a base de tierra, piedras pequeñas y cal que incoporan cañas de bambú a modo de protección antisísmica); y adobe (barro, paja y excrementos).

Para los más escépticos, hay ejemplos ya en Mallorca que podemos tomar como referencia con materiales aún más sorprendentes. Sin ir más lejos, la primera casa construida en paja por el arquitecto Rafael Sala Nowotny. La paja es un material excelente para la construcción de edificios. Supone un cambio radical (es decir, de vuelta a las raíces) ya que es un material completamente, natural producido a partir de los deshechos del cultivo de diferentes variedades de cereales y, al contrario de lo que puede parecer, muy resistente.

Estamos cansados de escuchar como los bancos se están quedando con las casas de la gente por impagos de las hipotecas… o como muchos jóvenes suspiran por tener una vivienda digna donde poder vivir… Pues bien, la bioconstrucción es el futuro, hablamos de una forma de construir económica, ecológica y en donde prima el bienestar personal de todos nosotros y del entorno que nos rodea. Y no sólo eso… sino que además eliminamos de un plumazo el yugo al que nos someten dos de las mayores lacras de la sociedad en la que vivimos: los bancos y las constructoras. ¿Quién se anima a probar con la bioconstrucción?

Fuente imagen: www.artifexbalear.org/earthship.htm

Comentarios

6 Comentarios

  • 31 enero, 2012 at 9:05

    Creo que comparar una constructora con un banco no es del todo acertado, Sería muy interesante que llegaras a averiguar cuáles son las diferencias entre las actividades que desarrollan ambas empresas.
    No pretendo ni mucho menos instruirte ya que tampoco soy quien para hacerlo y dista mucho de mi persona dar lecciones con todo lo que todavía me queda por aprender, menos aún, cuando el conocimiento básico necesario en la conclusión del artículo acerca de lo que se apunta es de dudosa credibilidad. A medida que amplíes tus conocimientos acerca de la actividad que desempeñan las constructoras, puede que el calificativo de lacra respecto a las mismas lo modificaras, gratificándote cambiando de opinión y evitando desvirtuar futuros artículos de gran potencial con un final un tanto eclipsado por afirmaciones cuando no desacertadas. Los foros son un medio de difusión extremadamente veloz y por tanto conlleva un alto riesgo como para deliberadamente publicar artículos afirmando rotunda y, desde mi humilde opinión erróneamente.
    Debo, sin embargo, agradecerte mucho el link adjunto en el artículo sobre la construcción aportada. Agradecería mucho la continuidad en esta línea de investigación y tan valiosa información, que a todos tanta falta nos hace para poder adquirir una mayor conciencia y, en medida de lo posible ir actuando en consecuencia hacia una vida más ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

  • Javier Tejera
    31 enero, 2012 at 11:26

    Muchas gracias por tu comentario Tomeu, eres bienvenido siempre que quieras participar en un debate. Foros como estos están para verter opiniones, respetables todas como la tuya, rebatiéndolas si no se está de acuerdo. Seguramente haya constructoras de las que nos podemos fiar y cuyos dueños han actuado con la conciencia y altura de miras necesaria, pero la costa española y mallorquina están plagados de ejemplos con mucho hormigón y poco gusto, cuya cuota de responsabilidad no es sólo achacable a políticos corruptos, sino precisamente a constructoras que han demostrado tener de todo menos escrúpulos. Tanto a la hora de sobreconstruir como a la hora de inflar una burbuja inmobiliaria que nos ha llevado a donde nos ha llevado, burbuja en la que por cierto también ha influido en buena medida la nefasta gestión de muchos bancos. Por eso hablo de lacra, aunque te doy la razón en que probablemente también paguen justos por pecadores y no todo haya sido así.
    Lo dicho, en cualquier caso muchas gracias por tu visión de las cosas 😉

  • 31 enero, 2012 at 12:07

    Javier, no creo que la burbuja inmobiliaria ni la sobreconstrucción en la costa de Mallorca se pueda achacar en particular a las constructoras, políticos o bancos. Piensa en toda la gente involucrada en una construcción, desde un peón, a un proveedor de materiales, el promotor, la constructora, el arquitecto que firma el proyecto, la inmobiliaria que lo vende, el que compra el piso para especular, el que acaba viviendo en el o el que se desplaza en sus vacaciones para ocupar uno de esos hoteles. A mi modo de ver la sobreconstrucción y la burbuja inmobiliaria ha sido la realidad y el modelo de negocio de muchos lugares de costa como Mallorca. Por lo tanto no creo que el calificativo lacra sea adecuado en este caso y que cuando se generaliza se tiende a cometer errores.

    Tomeu, gracias por tu comentario. Ya sabes que tienes abierta esta plataforma que procura ser un espacio donde todos podamos aprender.

  • 1 febrero, 2012 at 16:40

    Hola Javier y Alfonso,
    Agradeceros de nuevo el esfuerzo que realizáis y oportunidad de compartir con vosotros opiniones y participar en vuestro proyecto.
    Debido a los medios de comunicación creo que se han generado varias confusiones respecto a qué es qué y qué realiza cada una de las figuras involucradas en cualquier proceso de construcción.
    Muy brevemente intentaré aclararos lo que yo entiendo como partes atribuibles a cada uno de ellos.
    Promotor: Es el emprendedor del proyecto, a través de él son contratados los técnicos y constructoras. Es el que arriesga (especula según se entiende a día de hoy), poniendo su capital, o los de las entidades financieras hasta no hace demasiado tiempo.
    Arquitecto: Desarrolla el proyecto que el promotor quiere. Son simplemente recursos necesarios para que las obras se puedan ejecutar. El arquitecto, rara vez tiene la oportunidad de plasmar en los proyectos sus intenciones (como todo en la vida los hay malos, peores y alguno digno de admirar). El promotor paga y manda, por lo que el choque de intereses y el cultural entre ambos casi siempre se refleja en el producto final, el edificio. Esta exposición se podría extender enormemente pero espero que más o menos se entienda con lo mencionado.
    El constructor: Ejecuta el proyecto técnico. No tiene, o suele tener ninguna influencia en las decisiones estéticas de los edificios que vemos a diario. Su responsabilidad se limita a ejecutar con la calidad necesaria los trabajos de obra para que la edificación quede según el proyecto del arquitecto. Muchas son las veces que debido a su experiencia apoyan a los técnicos en decisiones constructivas con el fin de mejorar el producto.
    El ayuntamiento: dictamina lo que se puede o no hacer, altura de los edificios, superficies de ocupación, edificabilidad, etc.…
    Es hiriente estar constantemente escuchando comentarios desacertados en la calle, televisión, prensa… acerca del enriquecimiento y menesteres varios de los constructores, arquitectos, promotoras, etc. Esta libertad de expresión fusionada con el desconocimiento de lo que se afirma es bastante triste, pero no es más que el reflejo de la arquitectura que se experimenta en nuestras ciudades, los artículos que se leen en prensa, los gobernantes que “dirigen” al país…. Es, según mi entender y puede que erróneamente, un problema de raíz, una problema cultural de difícil solución ya que sin humildad, respeto y todos esos valores en peligro de extinción en nuestra actual sociedad, condenando a la evolución está a un fracaso continuo….
    Lo sé, estoy pesimista, pero me lo ponen muy muy difícil como para poder ver las cosas de otra manera.
    Saludos a los dos y ya me marcho para siempre.

  • 3 febrero, 2012 at 11:02

    Buenas a todos!

    Si me permitis intervenir, os voy a dar mi opinión acerca de cuál es el problema de la construcción y la burbuja que ha provocado. Ya adelanto que es el mismo que el de otros muchos sectores: el dinero. Y más que el dinero, el valor que le damos.
    Me explico. Hoy en día es lo que nos mueve y lo que más se valora. Hay que tener pasta y cuanta más mejor. Además, todo el mundo debe saber que uno tiene dinero, que está forrado! Para ello, me compro un cochazo y una buena casa. Renault ya lo anunciaba “El verdadero lujo es el espacio”.
    En el tema de la construcción, corregidme si me equivoco, los ayuntamientos son los que fijan el volumen máximo de la edificación, en función del tamaño de la parcela y, lógicamente, los promotores (que son los que arriesgan su dinero, como dice Tomeu) buscan obtener el máximo rendimiento a su inversión, por lo que agotarán la edificabilidad máxima de la parcela. La estética del edificio no es importante. Tampoco la calidad de los materiales. Lo importante es la rentabilidad del proyecto.
    Y así nos va! El día en que volvamos a valorar lo esencial, la calidad, los detalles, lo pequeño… ese día seremos mejores profesionales y mejores personas.
    Por cierto, quiero recomendaros la lectura del libro de Jeremy Rifkin titulado “La Terecera Revolución Industrial”.
    Saludos.

  • 5 octubre, 2012 at 12:16

    ATENCION: Todos los interesados en recibir el aprendizaje del Superadobe, de primera mano. Iliona Khalili (co-creadora del mismo) estará en nuestro taller de Domoterra en PALMA DE MALLORCA (8 al 22 de Noviembre). Además impartirá dos conferencias, Mont Roig (Monroyo, Teruel) y en la propia Palma de Mallorca.www.domoterra.es

Comentar respuesta de pedromoll Cancelar

Su email nunca será publicado Campos obligatorios *